Cómo adiestrar mi primera ave rapaz

¡Muy buenos días cetreros! Esperamos que hoy vengáis con energías y con ganas de aprender, porque aquí os traemos un artículo que teníamos muchas ganas de redactar.

Se trata de una pequeña guía para principiantes en la cual se pretende disipar algunas dudas, que toda persona que se inicia en el arte de la cetrería, puede llegar a tener en sus inicios. Queremos hacer hincapié en que hay muchas formas de adiestrar a un ave rapaz, tantas como especies de aves hay en el mundo, nosotros simplemente pretendemos ayudar a los más principiantes a iniciarse en este maravilloso mundo.

¡Pues vamos a ello!

 

Primeros pasos, la alimentación.

Esta es una de las fases más importantes en el adiestramiento de aves rapaces, ya que dependiendo de cómo la llevemos a cabo, tendremos un ave fiel y respetuosa o tendremos una ave egoísta y despreocupada.

Como bien sabéis, toda ave rapaz debe tener su caperuza hecha expresamente para ella, una caperuza que llevará el resto de su vida y que debe ajustarse perfectamente a su cabeza. En primer lugar, para que no le resulte molesta y en segundo lugar para que pueda comer o moverse con naturalidad. Es por ello que recomendamos que no le pongáis cualquier caperuza a vuestra ave, sino que os aseguréis de que está hecha expresamente para ella, teniendo en cuenta su peso y tamaño. Si estás buscando caperuza para tu ave, o te gustaría cambiarla en cetreriaweb podrás encontrar caperuzas de alta calidad hechas a mano por maestros cetreros.

Pues bien, dicho esto, la caperuza es fundamental en las primeras fases de la alimentación de nuestra ave rapaz, ya que con ella evitaremos que nuestra ave nos relacione directamente con la comida y por tanto acabe confundiéndonos con ella. De ahí viene la advertencia que hicimos al principio.

En los primeros pasos siempre alimentaremos a nuestra ave con la caperuza puesta y haremos un chasquido cuando le pongamos la comida entre las patas. La intención del chasquido es que el ave relacione ese peculiar sonido con la comida.

Dicho esto, repetiremos esta acción en cada comida e iremos retirando la caperuza progresivamente durante la comida, nunca antes de proporcionársela o después de que haya acabado. Esto es muy importante puesto que sino nuestra ave verá quién le ha proporcionado dicha “presa” y por tanto, estaremos en el punto anterior.

Esta fase también puede llamarse amansamiento, es un proceso lento en el que hay que tener mucha paciencia y donde se forjará la relación entre el hombre y el ave. Además, es conveniente que para completar la buena alimentación de vuestra ave, o bien para paliar esas carencias de la misma, tengáis muy presentes las vitaminas para aves que ayudarán en su desarrollo y evolución.

 

Fase de aprendizaje o entrenamiento.

En esta fase es donde enseñaremos a nuestra ave a volar, donde forjaremos el vínculo en campo abierto.

Si queremos que nuestra ave sea un ave competitiva en campeonatos de cetrería y que además sea un ave sana y fuerte, no debemos de olvidarnos de entrenarla en diversos ejercicios, ejercicios basados en una respuesta rápida para potenciar los arranques y las salidas, y ejercicios basados en la resistencia, distancias de vuelo y tiempo de vuelo.

Este entrenamiento hará que nuestra ave gane musculatura y que se acostumbre a volar en el campo de vuelo, algo muy importante.

A menudo, tendemos a creer que nuestra ave está preparada para todo o que ya tiene un nivel muy bueno, hasta que se encuentra con un ave salvaje que nos hace replantearnos si algo estamos haciendo mal. Probablemente, si sois cetreros experimentados, os habréis cruzado con un ave rapaz en pleno vuelo y habréis podido comprobar de primera mano, cómo en la mayoría de los casos el ave salvaje gana apabullantemente a nuestra ave rapaz en todos los campos, rapidez, fuerza, agilidad, etc. Esto es bastante normal teniendo en cuenta que nuestra ave recibe comida y cuidados a diario, unos lujos y comodidades que el ave salvaje debe ganarse a pulso cada día con el batir de sus alas.

Para empezar el entrenamiento de nuestra ave tenemos que estar bien preparados y equipados, tanto nosotros, como nuestra ave.

 

Nuestra ave debe llevar al menos:

  • Una caperuza para que no se asuste en los trayectos y pueda estar tranquila en situaciones que normalmente no suceden en su día a día.
  • Un juego de cascabeles que nos ayuden en la localización de nuestra ave rapaz en el aire.
  • Un juego de pihuelas con sus muñequeras y ojales, esto nos ayudará a tener control sobre el ave cuando se encuentra en nuestro guante o bien en la percha. Al igual que la caperuza, existen distintas tallas ya que, según el tipo de ave, tendrá las patas más gruesas o más finas. En cetreriaweb podréis encontrar distintos juegos y estilos de pihuelas con muñequera, todas ellas con su tallaje correspondiente.

 

Nosotros deberemos de llevar:

  • Un guante de cetrero. Este elemento es tan indispensable como la caperuza, sin guante no podremos hacer que nuestra ave se pose en nuestra mano sin sufrir daños.

Según el ave deberemos utilizar un guante u otro, sobre todo debido a su tamaño o el tamaño de sus garras. En el apartado de guantes de cetreriaweb, podréis encontrar guantes de todo tipo, colores y tamaños a elegir.

  • Una lonja. La lonja nos servirá para unir la pihuela con el posadero.
  • Un chaleco o un morral, en el cual llevaremos todo lo relacionado con nuestra ave como puede ser la comida, la caperuza o cualquier herramienta o elemento de repuesto.
  • Señuelo, si queremos entrenar a nuestra ave, será mejor que tengamos a disposición un buen señuelo, con el cual podamos incitar a nuestra ave a la caza del mismo.
  • Un silbato, nos ayudará a darle instrucciones a nuestra ave.

 

Una vez repasado todos los elementos, ya estaremos listos para empezar a entrenar a nuestra ave. Hay que tener en cuenta que hay tantos tipos de entrenamientos como aves y que no podréis sacarle el mismo rendimiento a un ave que a otra, aunque hayáis hecho el mismo entrenamiento.

Desde aquí os animamos a que cada uno experimente que entrenamiento es mejor para cada una de sus aves y que lo contéis abiertamente para que así, otros cetreros que se estén iniciando puedan leer de primera mano la experiencia en el campo de un cetrero más experimentado.

En posteriores artículos nos centraremos en los pequeños errores que se suelen cometer en cetrería para que no tropecéis con la misma piedra y en algunos «truquillos» que os harán ser mejores cetreros como puede ser el uso del señuelo en temporada de caza.